jueves, octubre 19, 2006

Al fondo hay sitio
Javier Hugo Paredes Durand


Las combis de Lima dan para todo.
En Lima las combis son escenarios donde se dan miles de historias, entran a ellas para pedir una moneda: "enfermos con recetas en mano", "niños filósofos", "vendedores de delicias", "presidiarios arrepentidos", "drogadictos rehabilitados"...
Ayer como siempre tenía que tomar una de dos combis con dirección a mi trabajo, caminé y me detuve en una esquina conocida como "Ferretería", mientras espero, veo pasar otras combis de diferentes tamaños y colores.
Los cobradores con una voz ronca en plena marcha abren sus puertas y gritan; "Gamarra, Gamarra, habla¿.., La Parada, habla¿ ¿vas?" y como soy indiferente, me preguntan; "Tío, ¿dónde vas?", yo les muevo la cabeza en señal de negación, cierran sus puertas y se van. Al fin, por fin viene mi combi: "Z", levanto la mano y pregunto; ¿vas por Global?", el cobrador contesta; "sí, sube, al fondo hay sitio...".
Apenas dentro, me agarré fuerte de la baranda porque el vehículo ya estaba en movimiento y me dije: "que chévere; allí hay un asiento vacío...".
Recién y cuando estaba cómodo fui consciente de que la música estaba a todo volumen y tenía por compañía a personas elegantemente vestidas, policías, universitarios y una mamá que sostenía a su hijo en su falda...
Algunos dormían o solo fingían hacerlo, unos miraban a través de las ventanas, otros leían, etc. De pronto el carro frenó bruscamente, subió una anciana y se dio cuenta que no hay asientos, se agarró fuerte de una de una baranda para mantener el equilibrio y con la otra mano acomodó su bolsa de verduras junto a sus pies.
Proseguimos el viaje y, por "La Parada" el cobrador grita; "pisa, pisa¿", "viene, viene...", el chofer acelera más hasta dejar lejos la competencia y nuevamente disminuye su velocidad, hace subir mas pasajeros, y alguien dice; "Oe chofer, qué crees que estás llevando; ¿carga?, ¿animales? y el cobrador le contesta; "si quiere viajar bien porqué no paga un taxi...".
Ufffff, al fin, voy a llegar a Global, ¿cómo salgo ahora?, me levanté y dije; "permiso por favor, permiso", siento que piso zapatos y zapatillas y mi cuerpo roza a hombres y mujeres de toda edad. Pagué y salí raudo. A partir de allí es otra historia, tengo que esperar otra Combi.
Javier Paredes proporcionó una guía de los términos que utiliza en su nota:Combi: vehículo de transporte masivoCobrador: ayudante que cobra los pasajesGamarra: es un centro comercialPisa: acelera

2 comentarios:

G.F (se pronuncia "jefe") dijo...

Muestra de ello es la famosa canción de los NoseQuiénynose... titulada: "Sube, nomás"...por otro lado, hay que dar gracias que acá hay movilidad casi toda la noche, por que en paises del primer mundo, ni de vainas encuentras una combi o una custer para regresar a tu jato luego del tono...

Daniel Heredia dijo...

Lima la caótica, Lima la horrible y todo lo que se diga queda corto...idem con el tema del tráfico